En este momento estás viendo A vueltas con la nutrición deportiva. El ayuno intermitente.
AYUNO INTERMITENTE

A vueltas con la nutrición deportiva. El ayuno intermitente.

¡Buenos días! En la entrada de nuestra sección «a vueltas con la nutrición deportiva» con nuestra nutricionista Ana Galán Maldonado vamos a hablar del ayuno intermitente. ¿Te interesa saber más? ¡Pues quédate a leer!

Hoy hablaremos de ayuno intermitente, un concepto que se ha puesto muy de moda y que siempre ha estado sobrevolando el mundo deportivo.
A lo mejor, no como ayuno intermitente pero sí en forma de entrenamientos en ayunas o con una ingesta muy reducida.

Por definición ayuno intermitente es mantener periodos de tiempo sin ingerir alimentos.

Existen variantes que comprenden tiempos de ayuno desde 8 hasta casi 24h y modalidades en las que se permite alguna ingesta con grupos reducidos de alimentos o tipos de platos.

Pero, ¿con qué objetivo se utiliza principalmente esta táctica nutricional?

Principalmente “el mundo de la dieta” ha utilizado esta esta práctica para la pérdida de grasa con su consecuente (aunque no siempre) pérdida de peso. Pero la realidad es que la pérdida de grasa se consigue adaptando las necesidades energéticas del individuo. Es decir, adaptando la ingesta a la actividad que va a realizar y en caso de que sea necesario, calcular para qué se queme la grasa acumulada.

Tanto en entrenamientos de fuerza, de fondo o en periodos de descanso, es más importante lo que comemos que las horas que estamos sin comer.

Mantener un consumo de hidratos de carbono pre y post entrenamiento, adaptar la cantidad de proteína consumida para prevenir daño hepático, mantener una dieta equilibrada, trabajar hidratación, mejorar horas de sueño y descanso reparador… eso sí nos ayudará a mejorar rendimiento.

Es decir, el ayuno intermitente no nos va a ayudar a mejorar el rendimiento, pero adaptar nuestras necesidades energéticas a la actividad que vamos a realizar sí.

Lo que es importante destacar es, que el ayuno intermitente es una práctica que no es apta para todo tipo de personas y mucho menos para cualquier deportista. Puede llegar a tener un coste biológico y metabólico que sí influiría negativamente en el rendimiento.

Cada individuo tiene unas características que hay que salvaguardar siempre y con esto quiero decir que todo depende.

Depende del objetivo, depende de la forma física, del ejercicio que vas a realizar, del estado de salud… asi que por eso tengo que destacar que para llevar a acabo prácticas nutricionales de este tipo hay que ponerse en manos de profesionales.

¡Hasta aquí la entrada de hoy! Muchas gracias Ana por esta información tan valiosa e interesante que siempre nos transmites. Y a ti, ¿qué te ha parecido? ¿Has practicado o practicas ayuno intermitente? ¡Os leemos en los comentarios!

Deja una respuesta

cuatro × uno =