En este momento estás viendo A vueltas con la nutrición deportiva. El déficit de vitamina D.
ANA GALAN. DEFICIT VITAMINA D

A vueltas con la nutrición deportiva. El déficit de vitamina D.

¡Hola a todos! Hoy traemos un tema del que hemos oído hablar mucho últimamente: la vitamina D.

Mucho se ha hablado sobre esta vitamina liposoluble y su relación con la COVID-19 y es que, hoy en día, sabemos que su déficit se asocia con un mal funcionamiento del sistema inmune y con un mayor riesgo de padecer esta enfermedad. Además interviene en multitud de procesos fisiológicos que mejoran la salud ósea, cardiovascular, mejora la función cognitiva y hormonal, mejora el estado de ánimo…

A pesar de que vivimos en un país soleado, los valores en nuestra población están por debajo de lo establecido, siendo una de las vitaminas que más se suplementa por parte de la medicina.
La prevención de enfermedades como la osteoporosis es fundamental, principalmente en mujeres de mayor edad.

Esta vitamina puede obtenerse a través de la dieta o por exposición solar.
No sirve con un tiempo determinado ya que la cantidad de radiación solar que se necesita para sintetizarla depende de varios factores:

  • Zona expuesta.
  • Tipo de piel.
  • Índice de radiación solar.

No podemos olvidar que la suplementación siempre tiene que ser pautada por un profesional sanitario que nos dirá cómo y cuándo debe ser ese aporte.

Por lo tanto, el aporte a través de la dieta juega un papel fundamental para asegurar los niveles óptimos.

Alimentos ricos en vitamina D son los pescados como el bonito, caballa, arenque, boquerón; la yema de huevo y el hígado de ternera.

Mantener una alimentación saludable y equilibrada es la única manera de alcanzar el estado óptimo y la mejor versión de nosotros mismos.

¡Hasta aquí la entrada de hoy! Muchas gracias por seguir acompañándonos un día más. ¡Nos leemos!

Deja una respuesta

15 − siete =