En este momento estás viendo A vueltas con el trail running. Entrenamientos en piscina.
Entrenamiento en piscina.

A vueltas con el trail running. Entrenamientos en piscina.

¡Hola a todos y bienvenidos un día más a nuestro blog “a vueltas con el trail running”. en esta ocasión venimos a hablar sobre entrenamientos alternativos al running que se pueden realizar en piscina.

Verano, temporada de buen tiempo y, como no, de piscinas. Por esta razón os traemos 10 ejercicios que se pueden realizar bajo el agua para potenciar vuestros entrenamientos.

  1. Paseo lateral. En el muro de la piscina se dan pasos hacia los lados con todo el cuerpo mirando hacia el muro. Dar 10 pasos en cada dirección.
  2. Correr y caminar. Caminar hacia delante y hacia atrás con el agua por el pecho o la cintura y poco a poco ir aumentando la velocidad e intensidad para aumentar la dificultad. Se pueden realizar en periodos de 30 segundos durante 5 minutos.
  3. Zancadas hacia delante y los lados. Cerca del muro de la piscina (por si necesitas apoyo) se realizará una zancada hacia delante, primero con una pierna y luego con la otra. A la hora de realizar la zancada hacia un lado tendrás que mantener los dedos de los pies hacia delante. 10 zancadas en 3 periodos de tiempo.
  4. Flexiones. En el borde de la piscina se sitúan los brazos separados a la distancia de los hombros. Se debe apoyar el peso sobre las manos y elevar el cuerpo hacia arriba sacándolo del agua mientras se mantienen los codos ligeramente doblados.
  5. Subir los brazos. Con la utilización de guantes de nado para aumentar la resistencia se mantienen los brazos a los lados. Doblar el codo en 90º y elevarlos y bajarlos hacia la superficie.
  6. Subir la rodilla. De espaldas a la pared de la piscina con los pies en el suelo iremos subiendo la rodilla como si estuviésemos caminando.
  7. Hacer bici. En una parte más profunda de la piscina utilizar 2 churros alrededor de la espalda y descansa los brazos en la parte superior del churro para apoyarte en el agua. Una vez colocado mueve las piernas como si fuese una bicicleta.
  8. Planchas. Para este ejercicio se debe utilizar un churro de piscina. Con él delante de nosotros nos echaremos hacia delante en posición de plancha. El churro tiene que estar bajo el agua y los codos derechos hacia abajo, los pies en el suelo de la piscina.
  9. Golpes de cadera. Con el muro de la piscina a un lado, para utilizarlo como apoyo, mueve la pierna hacia delante con la rodilla recta como si estuvieses dando una patada.
  10. Equilibrio. Este ejercicio consta de mantenerse sobre una pierna mientras se sube la rodilla de la otra a nivel de la cadera. Sería recomendable la utilización de un churro de piscina que se colocaría debajo de la pierna levantada. De esta manera se formaría una U y se tendría que mantener 30 segundos la postura.

¿Qué os ha parecido? ¿Habéis entrenado alguna vez en la piscina? ¡Nos leemos en los comentarios!

Deja una respuesta

15 + 5 =